Mi iguana ha dejado de comer

Esta semana se presentó a consulta Rafaela, una iguana de 2 años de edad, que presenta un cuadro de anorexia severo desde hace una semana. Durante la anamnesis los dueños nos comentan un poco por encima como es el manejo y alimentación de Rafaela.

Rafaela vive en un terrario de grandes dimensiones, con sistema de calefacción compuesto por cables eléctricos y bombillas de radiación infrarroja. Además de fluorescentes que emiten radiación ultravioleta B. La alimentación diaria de Rafaela consiste en una mezcla de verduras verdes

Rafaela está desparasitada correctamente y nunca antes ha tenido enfermedades relevantes. Indagando un poco más descubrimos que los dueños este invierno tuvieron un problema en casa con la calefacción central, a mayores Rafaela estuvo 3 semanas a temperatura ambiente ya que la luz infrarroja se había fundido y los cables calefactores se estropearon.

A la exploración Rafaela presentaba la boca entreabierta y una gran secreción salival, además de apatía, caquexia y una temperatura baja. Abrimos la cavidad bucal para valorar su estado y observamos lesiones en la mucosa, laringe y faringe.

Iguana, Exóticos, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Cavidad bucal de Rafaela, se observan lesiones en mucosa, laringe y faringe.

Con este cuadro sintomático se nos presentan 4 diagnósticos diferenciales posibles:

  1. Septicemia
  2. Estomatitis bacteriana, vírica o fúngica.
  3. Laringitis y faringitis bacteriana, vírica o fúngica.
  4. Neumonía, traqueítis infecciosa.

Por lo que decidimos recoger muestras para cultivo microbiológico, éste reveló la presencia de Pseudomonas spp. por lo que como diagnóstico final tenemos una estomatitis bacteriana. Derivada, muy probablemente, de las condiciones de mantenimiento.

Tenemos que darnos cuenta de que las iguanas en su estado natural se localizan en climas tropicales de Centro y Sudamérica. Las bajas temperaturas en estas especies hacen peligrar su sistema inmunitario. Por este motivo en la boca, primera zona de entrada de microbios al organismo, se ha instaurado una reacción frente a estas bacterias. Las bajas temperaturas del terrario, 18 ºC, cuando lo ideal sería 28-32 ºC han facilitado el crecimiento de las pseudomonas.

En reptiles con mala alimentación, que vivan en terrarios superpoblados o grupos de animales hacinados también es frecuente encontrarnos con este tipo de enfermedades infecciosas. Lo mismo que si están intensamente parasitados.

A continuación os dejamos una serie de consejos para mantener a vuestras iguanas en unas condiciones óptimas.

Consejos para el mantenimiento de la iguana verde

Iluminación

Natural: ninguna fuente artificial puede comparase con el efecto de la luz natural del sol sobre los reptiles. Siempre que sea posible ésta es la fuente de luz de elección. Es importante saber que el cristal elimina los rayos UV, por lo que los animales deben tomar el sol directamente.

Artificial: las fuentes de iluminación que generalmente utilizamos en terrarios son las que denominamos de espectro total.

El espectro de luz solar comprende los rayos infrarrojos, la luz visible y los UVA y UVB. El UVB es imprescindible para el metabolismo del calcio. Este tipo de iluminación además permite que el animal desarrolle multitud de procesos fisiológicos como la digestión, la muda, el crecimiento, y el ciclo reproductivo, etc. Asimismo es fundamental para la actividad y comportamiento normal.

La iluminación puede combinarse con el aporte de calor. Su colocación debe cumplir:

  • Tiene que dar directamente sobre el animal sin nada que filtre radiación (plástico o vidrio) pero disponiéndolo de forma que no haya riesgo de sobrecalentamiento o quemadura.
  • Fotoperiodo diario: de 8 a 12 horas de luz.
  • Cambiar tubo o lámpara cada 6 meses (pierden eficacia después de unas 2000 horas de uso), aunque se “encienda” no emite la luz necesaria de la longitud de onda adecuada.

Características

Tamaño corporal adulto: 120-150 cm incluyendo cola y hasta 8-9 kg de peso. Jerárquico y territorial. Mantener en terrarios individuales.

Reproducción: ovíparas.

Terrario: debe ser amplio en general, alto y bien ventilado.

Terrario, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Terrario

Temperatura: al ser un animal de hábitos arborícolas y diurno se debe conseguir un gradiente térmico donde las temperaturas más altas estén en la zona superior y así simular el soleado que realizaría una iguana en libertad. Con un gradiente térmico de 28-32º C

Humedad: 75-80% de HR con una época seca en que disminuya a un 65%.

Decoración: todo limpio y desinfectado.

Sustrato: que no sea tóxico ni por ingestión ni por contacto. Ha de renovarse periódicamente. Conviene evitar sustratos polvorientos como la arena de gato y las virutas de madera, especialmente de pino.

Troncos y ramas: de diferente diámetro en función del tamaño de la iguana. Plantas naturales: teniendo en cuenta que puede ingerirlas por lo que no deben ser tóxicas para esta especie.

Alimentación: arborícola y diurno. Vegetariana (principalmente folívora)

Disponibilidad de agua y alimentación: necesitan un recipiente de agua grande que debe cambiarse a diario. La frecuencia de administración de alimento varía según el tamaño, edad, sexo, disponibilidad de áreas de ejercicio y estado de salud.

Dieta casera

Hierbas y hojas: césped, diente de león, mostaza, hojas de morera, parra, hibisco. Flores y pétalos de rosa, hibiscos, diente de león, mostaza.

Diente de león, alimentación iguana, Hospital Veterinario Tomás Bustramante

El diente de león es apropiado para alimentar a nuestra iguana.

Las verduras de hoja ancha más ricas en calcio crudas, y bien lavadas y secadas: endivias, escarola, acelga, berros, canónigos, hojas de la zanahoria y rábanos, hojas del tallo de la coliflor y el brócoli, brotes de alfalfa, hojas de las fresas.

Pequeñas cantidades de fruta fresca.

La desventaja de este tipo de alimentación es el apetito selectivo de la mayoría de las iguanas, por lo que es sencillo que se produzcan desequilibrios en la dieta.

Dieta comercial: Piensos formulados de forma específica para iguanas con una composición idónea con materias primas de primera calidad, para cada edad. En el caso de Rafaela el tratamiento pasó por mejorar las condiciones ambientales, aumentando paulatinamente la temperatura hasta alcanzar el intervalo óptimo. La instauración de la antibioterapia adecuada en estos casos y alimentación forzada con papilla. Además de la limpieza diaria de la cavidad bucal con antisépticos.

Tras 2 semanas de tratamiento pudimos dar el alta ya que Rafaela estaba totalmente recuperada. En la siguiente instantánea podemos verla descansando en su tronco preferido.

Polaroid, instantánea, iguana, Hospital Veterinario Tomás Bustamante


Tomás Bustamante Pérez
Especialista en Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva
Presidente del Grupo de Endoscopia de AVEPA

Esta entrada fue publicada en Hospital de día y etiquetada , , , por Tomás Bustamante Pérez. Guarda enlace permanente.

Acerca de Tomás Bustamante Pérez

Licenciado por la Facultad de Veterinaria de Lugo (Universidad de Santiago de Compostela). Formación en el Hospital Mon Veterinari, en Andorra con Jordi Gine. Titulado en Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva en el 2013 por la Facultad de Veterinaria de Caceres (Universidad de Extremadura). Presidente del Grupo de Endoscopia de AVEPA. Responsable veterinario en el Hospital Veterinario Tomas Bustamante, ha mantenido un constante compromiso con los últimos avances en la medicina veterinaria incorporando los servicios de Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva así como el Servicio de TAC-helicoidal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s