Intoxicaciones mas frecuentes

El “Top Five” de las intoxicaciones

Hoy queremos hablar las intoxicaciones que más frecuentemente nos encontramos en nuestro Hospital. Después de más de 35 años prestando servicios veterinarios son muchos y variados los casos de animales intoxicados por diferentes productos que hemos tenido. Hoy os acercamos los 5 casos más repetidos:

  1. Intoxicación por venenos para ratas y ratones
  2. Intoxicación por venenos para babosas y caracoles
  3. Intoxicaciones por medicamentos humanos
  4. Intoxicaciones por pipetas y collares anti-pulgas y garrapatas
  5. Intoxicación por cannabis

1

Intoxicación por venenos para ratas y ratones (anticoagulantes)

Más frecuente en animales de finca o que cazan este tipo de mamíferos, bien por juego, bien por dieta.

Los cebos de veneno para ratones, ejercen un atractivo especial para nuestras mascotas, de forma que sí tienen acceso a ellas, seguramente se las comerán.

Es importante colocar los cebos en sitios donde nuestras mascotas no puedan alcanzarlos.

cebo-veneno-rata

Estos venenos actúan alterando la cascada de coagulación de la sangre, por lo que el animal que los ingiere acaba presentando hemorragias, anemia y muerte.

Los animales comienzan con apatía, poca energía y según avanza la anemia, más y más débiles hasta no poder levantarse.

En ocasiones van acompañadas de vómitos y según que órganos estén afectados, podemos llegar a observar la hemorragia, por ejemplo si es en pulmones acaban tosiendo sangre o puede verse sangre en la orina, narinas…

Una cosa importante que hay que saber de este tipo de venenos, es que producen el efecto unos días después de la ingestión. La razón es que cuando los venenos hacen efecto inmediato y los ratones mueren cerca del veneno, los compañeros se alertan y no vuelven a probarlos. Por ello, la industria ha desarrollado venenos de efecto cada vez más retardado.

O sea que sí tenemos la sospecha de que nuestra mascota ha ingerido uno de estos productos, debemos tomar medidas aunque aparentemente no le pase nada.

Si nos damos cuenta inmediatamente en el momento de la ingesta, la medida más importante que puede tomar el propietario es acercarle al veterinario para la inducción del vómito. Así evitamos la absorción del veneno.

En caso de que pase algún tiempo antes de que nos demos cuenta, probablemente el veneno habrá sido absorbido y antes o después comenzarán a notarse los síntomas.

Lo bueno es que disponemos de antídotos que son muy efectivos, sobre todo cuando se actúa a tiempo.

vitamina-k-antidoto

2

Intoxicación por venenos para babosas y caracoles (metaldehidos)

Las características del clima costero propician las plagas de babosas y caracoles, por lo que las intoxicaciones por este tipo de venenos, son muy típicas.

metaldehido-veneno

Según nuestra experiencia, las intoxicaciones más graves (a menudo fatales,) se dan cuando el animal se come el producto dejado a su alcance por descuido. Pero también hay casos en que los perros se dedican a lamer las bolitas de veneno que han sido esparcidas por el jardín, si bien la dosis ingerida suele ser inferior y menores también sus consecuencias.

Estos productos tienen un atractivo maléfico en nuestros amigos peludos, ya que les resultan muy apetitosos.

Los síntomas de un animal que ha comido metaldehido son muy desagradables. Entre una y dos horas después de la ingestión empiezan a padecer fuertes convulsiones que pueden durar varias horas antes de acabar con la vida de nuestra mascota, además se observan otros síntomas como salivación, vómitos, diarrea y pérdida de consciencia.

Como en el cualquier intoxicación, si nos damos cuenta rápido, lo mejor es intentar producir el vómito del animal, pero una vez que empiezan las convulsiones hay que atenderlo con tratamientos específicos que sólo pueden administrarse en un hospital veterinario: lavados de estómago, anticonvulsivantes, fluidoterapia, etc…

perro-en-veterinario

No existe un antídoto específico para este tipo de veneno, lo que complica y mucho su recuperación.

3

Intoxicaciones por medicamentos humanos

Este tipo de intoxicaciones es una de las más frecuentes que observamos en nuestro Hospital Veterinario y suponemos que de cualquier parte de España. ya que a costumbre de automedicar(se) está muy extendida en nuestro país.

Lo cierto es que cualquier medicamento puede resultar tóxico según a que dosis: hemos visto dar a un Chihuahua de 800 gramos la misma dosis de antibiótico que correspondería a un hombre de 70 kg de peso. Sin embargo los que se llevan la palma en cuanto a peligrosidad, son los analgésicos como el ibuprofeno, paracetamol y la aspirina. De muy frecuente administración, para desgracia de nuestros amigos peludos.

analgesicos

Estos analgésicos tienen un alto potencial de toxicidad, particularmente cuando no se calculan bien las dosis, el metabolismo de nuestras mascotas es más elevado que el de los humanos, por lo que las dosis en un caso y otro son muy distintas.

La especial fisiología de los gatos, los hacen especialmente sensibles a este tipo de fármacos. Estos fármacos producen ulceraciones en el estómago que llegan a producir hemorragias internas, por lo que los síntomas son parecidos a los que hemos descrito para los raticidas.

La hemorragia es siempre en el estómago, por lo que el animal empieza produciendo unas heces características, que como nos describió un cliente, tienen aspecto de “chapapote”. No son otra cosa que la sangre, es posteriormente digerida en el intestino, dando un aspecto brillante y pegajoso típico a las deposiciones del animal. El animal se va debilitando progresivamente hasta que no puede levantarse.

Es importante comunicar siempre al veterinario, si se ha dado algún tipo de medicación antes de llegar a la consulta. De esta forma se gana tiempo en el diagnóstico y se evita que puedan aplicarse en la clínica nuevos fármacos incompatibles con los previamente administrados en casa. Los tratamientos en estos casos van dirigidos a reponer lo antes posible la pared gástrica y taponar la úlcera. A veces son necesarias transfusiones de sangre.

4

Intoxicaciones por pipetas y collares anti-pulgas y garrapatas

Los productos utilizados para prevenir las infestaciones de pulgas y garrapatas, también pueden causar intoxicaciones en nuestras mascotas.

El caso más frecuente es el de los productos que contienen permetrina.

pipetas-collares-permetrina

Las permetrinas se utilizan para controlar las infestaciones de garrapatas en perros, pero tienen el problema de ser muy tóxicas para los gatos. Los casos más frecuentes se producen cuando se aplica por error una pipeta de perro a un gato. En el caso de perros y gatos que viven juntos, se producen cuando el gato lame la piel del perro después de habérsele aplicado una pipeta que contiene permetrinas.

Aunque los perros toleran bien la permetrina, también hemos observado casos de intoxicación cuando se administran pipetas de perros grandes a perros pequeños y en perros que se han comido collares que contienen este tipo de sustancias. Los envases de pipetas que contienen productos tóxicos para los gatos suelen tener señales de advertencia.

Los síntomas más típicos son de tipo nervioso, como hiperreactividad, temblores, hipersalivacion y convulsiones.

En caso de exposición accidental, recomendamos lavar sin frotar al gato con champú o jabón y acto seguido traerlo al Hospital Veterinario. Los gatos deben mantenerse alejados de los perros tratados hasta que la zona de aplicación esté seca.

5

Intoxicación por cannabis

Y finalmente para acabar otra de las causas frecuentes de intoxicación que vemos en nuestro Hospital.

intoxicacion-drogas

El producto activo del cannabis se absorbe rápidamente, de forma que el efecto de la marihuana en perros puede observarse en cuestión de minutos después de la ingestión. La droga puede almacenarse en la grasa corporal haciendo que los efectos perduren durante 3 o 4 días.

La mayoría de animales muestran signos neurológicos: depresión o alternancia de depresión con fases de excitación, incoordinación, alucinaciones con ladridos, agitación, ataques e incluso pueden llegar al coma.

Aproximadamente un tercio de los perros muestran signos digestivos como vómito, diarrea o babeo. También puede observarse respiración agitada, cambios en el ritmo cardíaco, pupilas dilatadas y pérdida de orina.

Si tu perro ha tomado hachís es importante que se lo digas al veterinario.

La gravedad de los efectos dependen en gran medida del tamaño del perro y de la dosis ingerida, si bien en la mayoría de los casos el pronóstico es favorable, si se actúa a tiempo. Si el perro acaba de ingerir la marihuana (primeros 30 minutos,) al igual que citamos en tóxicos anteriores, provocar la emesis puede resulta el tratamiento de elección.

Sin embargo según pasa el tiempo, los efectos anti-nausea de la marihuana pueden dificultar provocar el vómito, por eso, si han pasado más de 30 minutos o el perro muestra ya síntomas de descoordinación, será mejor recurrir a otras técnicas.

A los perros les atrae todo tipo de olores y suelen usar su olfato y boca para evaluar cualquier cosa que les llame la atención. Por eso los propietarios deben evitar la exposición del animal: almacenando drogas, medicamentos, insecticidas, productos de limpieza, etc… en sitios fuera de su alcance.

Tan sólo recordar que si tu perro ha comido marihuana, es importante no andarse con rodeos y decírselo al veterinario para poder ayudar al perro lo antes posible.


Tomás Bustamante Pérez
Especialista en Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva
Presidente del Grupo de Endoscopia de AVEPA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s