La familia crece…

Esta semana conoceremos a Reggae, un gatito común europeo de unas 5 semanas de edad, recién adoptado por unos dueños primerizos que nos visitan en busca de información tanto a nivel sanitario como ambiental y cognitivo.

gato cachorro, gato pequeño, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Reggae, el “prota” de esta entrada.

Queremos compartir estos consejos con todos vosotros por si estáis pensando en ampliar también dentro de poco la familia o tenéis algún conocido que piensa hacerlo.

En primer lugar vamos a explicaros de manera un poco somera el desarrollo físico de un gatito, ya que es en las primeras semanas de vida en las que se establecen los cimientos emocionales y conductuales de su futuro, siendo indispensable entender las implicaciones de este hecho para garantizarle el mejor comienzo posible en la vida.

Lo ideal es adoptar a nuestro compi a partir de las 8 semanas y nunca antes de las 6, la explicación es la siguiente; hasta las tres primeras semanas de vida los gatitos son totalmente dependientes de la leche materna para su nutrición y es la madre la que cubre completamente todos y cada uno de sus cuidados.

Gato curioso, gato cachorro, Hospital Veterinario Tomás Bustamante.

Reggae explorando su nuevo hogar.

En la cuarta semana empiezan a desplazarse a distancias prudenciales del nido. En condiciones de libertad, la madre empieza a traer presas vivas por lo que es también cuando empiezan a ingerir comida sólida, marcando así el destete. Con 6 semanas ya empiezan a hacer uso de todos los movimientos que se encuentran en la locomoción de los adultos. A las 7 semanas los gatitos empiezan a mostrar maneras de gato adulto en sus respuestas a los estímulos amenazantes, tanto visuales como olfativos. Y es en ese mismo momento cuando adquieren la habilidad de termo regularse.

Dicho esto pasamos a explicaros todo lo relacionado con la alimentación de un gato joven, lo primero de todo, recordaros que un gato no es un perro y que nos encontramos ante un carnívoro estricto.

Los primeros días alimente al gatito con la misma comida a la que está acostumbrado. Un cambio súbito en la dieta junto al estrés de la adaptación a la nueva casa puede causar trastornos de estómago y diarrea. Si queremos cambiar la dieta, debemos mezclar gradualmente la nueva comida con la que el gato comía anteriormente. Los gatitos tienen un estómago pequeño y deben comer poca cantidad y muchas veces, como los bebés. Es muy difícil alimentar a un gato con una comida casera que contenga todos los nutrientes necesarios para su crecimiento. Es mucho más fácil alimentarlo con una buena comida comercial para cachorros e invertir el tiempo en jugar con él. Hay comidas especialmente formuladas para gatitos, ya que tienen diferentes necesidades nutricionales que los gatos adultos.

gato-jugando

Los cachorros de 8 a 12 semanas necesitan 4 comidas al día, entre 3 y 6 meses tres comidas, y los cachorros de más de 6 meses, dos comidas. Lo ideal es administrar alimento seco “ad libitum”, ya que por naturaleza el gato está acostumbrado a comer varias veces y pocas cantidades, aunque a veces, cuando conviven gatos que necesitan diferentes dietas o gatos que no se regulan, debemos repartirlas y administrar al menos dos comidas diarias; esto depende del estilo de vida del propietario, de los gustos y costumbres del animal o de la rutina establecida con los otros gatos de la casa. No hay que dar al gato leche de vaca porque puede causar diarrea. Si desea darle leche utilice una especialmente formulada para gatos. Si la diarrea persiste más de 24 horas requiere atención veterinaria.

Es imprescindible que dispongan de agua fresca en todo momento. La mayoría de los propietarios colocan el recipiente de agua junto al de comida. En vida libre los gatos no comen y beben al mismo tiempo; la caza y la búsqueda de agua son actividades diferentes que desarrollan en tiempos distintos para satisfacer el hambre y la sed. La presencia de agua cerca de la comida en realidad puede disuadir a algunos gatos de beber suficiente líquido, especialmente si comen una dieta seca. Encontrar agua en otros lugares puede ser muy gratificante; hay una máxima que debemos cumplir a rajatabla: en la vivienda debe haber como mínimo “un recipiente de agua por gato más uno” colocados en varios lugares lejos de los alimentos. A algunos gatos no les agrada el olor del agua del grifo, así que podemos utilizar agua hervida o embotellada. Hay varias maneras de suministrar agua, incluyendo:

  • Fuentes de agua específicas para mascotas
  • Fuentes Feng Shui
  • Vasos. ¡Muchos gatos beberán de un vaso puesto sobre la mesilla!

gato-bebiendo

En cuanto a los “enseres” que debemos tener previamente a la llegada del nuevo inquilino serían:

Una bandeja la cual se llena de arena, turba, o arena sanitaria para gatos disponible en las tiendas de mascotas. La tierra del jardín no se debe usar en gatos que estén sin vacunar porque puede vehicular enfermedades de otros gatos que la hayan usado. Las bandejas cubiertas minimizan los olores y evitan que la arena salga fuera al escarbar, por lo que suelen ser las preferidas por los propietarios, pero tenga en cuenta que no suelen ser las preferidas por los gatos; hay muchos que no las toleran y utilizan cualquier otro lugar para sus necesidades.

La bandeja debe colocarse en un sitio tranquilo y accesible donde al gato no se le moleste. Hay que asegurarse de que la bandeja no está cerca de la comida o la bebida. Los cachorros pueden rehusar el usar la bandeja si está si está muy cerca de su comida.

La bandeja debe estar limpia y vaciarla regularmente. Si el gatito hace sus necesidades en cualquier lugar de la casa confínelo en una habitación con la bandeja hasta que aprenda a usarla regularmente. Coloque al cachorro en la bandeja un poco después de comer o cuando esté olfateando, rascando, o comience a agacharse y presentar signos de buscar un sitio cómodo para usarlo como lavabo.
Si el cachorro rehúsa el usar la bandeja puede ser por:

  • No está suficientemente limpia. Vaciarla más a menudo.
  • No es lo suficientemente grande. Debería ser lo suficientemente grande para que un gato adulto se de la vuelta y se pueda usar más de una vez sin que esté sucia.
  • Se ha limpiado con productos con olor muy fuerte.
  • Está muy cerca de su cama o de los recipientes de comida y agua.
  • Al cachorro no le gusta el tipo de arena que hemos elegido. Volver a la arena anterior o cambiar por otro tipo de arena.

En lo que respecta al descanso, los gatos son trepadores por naturaleza y es importante que el entorno de la casa les brinde la oportunidad de descansar y observar desde lugares altos. Esto promueve el ejercicio y es particularmente imprescindible en las viviendas de una sola planta. Estos lugares de descanso en alto tienen que estar colocados de tal manera que el gato pueda bajar de ellos con facilidad (¡subir siempre es más sencillo!). He aquí algunas sugerencias:

  • Postes de rascado: están disponibles como unidades modulares que pueden llegar desde el suelo hasta el techo. La mayoría de ellos está provista de plataformas y escondites donde descansar y trepar por ellos siempre es un reto.
  • La parte superior de armarios y aparadores es una superficie amplia y perfecta para descansar o refugiarse en lo alto. Puede ser necesario colocar otro mueble a media altura para facilitar el acceso a estas zonas.
  • Podemos colocar estanterías para uso específico del gato. Es importante que la superficie de éstas sea antideslizante. También podemos dejar un espacio vacío en alguna de nuestras estanterías (la de los libros, por ejemplo) en el que el gato pueda refugiarse cómodamente.

estanterias-de-gato

Hay momentos en los que el gato necesita aislarse de sus propietarios y de los otros animales de la casa en un lugar privado en el que pueda disfrutar de su intimidad. Debajo de la cama, detrás del sofá, dentro del armario. Deberíamos dejar que el gato disfrute ese tiempo privado y no molestarlo cuando lo está haciendo.

En lo referente al juego, como cualquier cachorro, son muy juguetones y traviesos. Hay que darles una variedad de juguetes para mantenerlos ocupados y ejercitados. No tienen que ser necesariamente caros; a todos los gatos les encanta una caja de cartón.

Un objeto inmóvil colocado siempre en el mismo lugar y disponible a todas horas se convierte con rapidez en algo previsible y aburrido. Los juguetes con mayor aceptación entre los gatos suelen ser los de pelo o plumas naturales y de tamaño similar a los de sus presas y los juguetes impregnados con hierba gatera (catnip). El juguete no debe estar siempre al su alcance; debemos guardarlo y ofrecérselo de vez en cuando. Muchos gatos disfrutan jugando a atrapar objetos, así que este juego es una buena manera de potenciar el contacto y la diversión.

El juego es una buena forma para conocerse y confiar el uno en el otro. El gato tiene que disponer de un rascador. Los gatos necesitan arañar para mantener sus uñas en buenas condiciones y marcar su territorio. Si no disponen de áreas específicas para hacerlo, entonces arañarán los muebles y otros objetos. Los rascadores deben ser lo suficientemente altos como para permitir que el gato pueda arañarlos verticalmente estirándose al máximo. Si no disponemos de espacio suficiente en la vivienda para colocar un mueble rascador podemos fijar paneles de rascado en las paredes. Algunos gatos prefieren, sin embargo, arañar superficies horizontales, así que deberíamos disponer de varios tipos de rascadores para que el gato pueda satisfacer sus necesidades.

Gato y perro, gato jugando con perro, Hospital Veterinario Tomás Bustamante.

Reggae jugando con Lolo.

Y ya por último, comentaros un poco por encima los aspectos relativos al mantenimiento de un buen estado de salud:

Empezaremos por el acicalado, es una buena idea acostumbrar al gato a cepillarlo desde pequeño, particularmente si es de pelo largo. Los gatos de pelo largo necesitan cepillarse todos los días para mantenerlos sin nudos. El cepillado elimina el exceso de pelo muerto que puede provocar la formación de bolas de pelo en el estómago. El cepillado ayuda a eliminar ese pelo y normalmente el gato lo agradece, por eso es importante acostumbrarlos de pequeños. El aseo también nos permite observar más de cerca a nuestro gato, evaluando su estado de salud y mantiene el vínculo entre el dueño y el gato. Siempre hay que ser cariñoso y delicado para hacer del aseo una experiencia agradable y placentera.

En el tema de vacunaciones comentar que los gatos necesitan ser vacunados para darles una protección frente a infecciones potencialmente mortales como la panleucopenia y la gripe felina. Es importante realizar una analítica para descartar que haya tenido contacto con enfermedades tales como la leucemia felina o inmunodeficiencia felina, ya que variará el protocolo de vacunación y son enfermedades graves que debemos controlar. La primera inyección se administra entre las 8 y las 9 semanas de edad y la segunda sobre las 12 semanas. El cachorro no debe tener contacto con otros gatos y permanecer dentro de casa hasta 10 días después de la segunda inyección para asegurar una protección completa. Para mantener el buen nivel de protección de la vacuna, hay que revacunar periódicamente a los gatos adultos.

Por otro lado, es importante y debe hacerse previo a la vacunación, una buena desparasitación, tanto interna como externa, las lombrices debilitan a los gatitos. Hay que desparasitarlos para gusanos redondos a las 4-6 semanas. Después de esta desparasitación se deben tratar contra lombrices y tenias cada 2-6 meses dependiendo de cuanto cacen y si tienen o no pulgas.

Hasta los gatos más limpios cogen pulgas, así que hay que comprobar si las tienen, normalmente aprovechando el aseo del gato. Las heces de las pulgas se pueden ver como unas pequeñas motas marrones particularmente alrededor del cuello y la cola.

Para un control efectivo, hay que eliminar las pulgas adultas del cachorro y prevenir la reinfestación del ambiente. Actualmente existen nuevos productos antipulgas que son muy seguros, ya que actúan sobre receptores de los insectos que no están presentes en los mamíferos. Las pipetas “spot-on” son muy fáciles de administrar y pueden usarse desde una edad muy temprana.

Los otros animales de la casa también deben ser tratados. La zona donde duerme el gato debe ser lavada o sustituida por otra.

Muchos gatos tienen ácaros en los oídos. A menudo no hay síntomas pero en algunos gatos causan irritación apareciendo una cera grisácea o marrón en el oído. En los casos más graves el canal auricular se obstruye y aparece infección. Incluso aunque los ácaros no causen mucho dolor pueden ser muy irritantes y se pueden contagiar a otros perros y gatos de la casa. Si los oídos de su gatito están sucios, con picor, o llenos de una secreción oscura es el momento de revisar el problema con el veterinario.

Otodectes (ácaro de los oídos).

Otodectes (ácaro de los oídos).

Por último, ya que en orden cronológico también ocupa ese lugar, vamos a dejar unas breves líneas sobre la esterilización. Cada año muchos gatos y cachorros no deseados son sacrificados o abandonados a su suerte porque no hay suficientes hogares para acogerlos. La esterilización de nuestro gato contribuye a no extender el problema. Se puede realizar esta intervención a partir de los 4-5 meses de edad.

En el gato macho la esterilización reduce la posibilidad de que orinen dentro de casa (fuera de su bandeja) para marcar el territorio. También pasarán menos tiempo explorando en busca de otros gatos y se reduce el riesgo de atropellos y peleas. Los gatos que son mordidos y arañados en las peleas tienen más riesgo de contagiarse de enfermedades infecciosas.

En cuanto a las hembras, es necesario esterilizarlas para evitar que tengan cachorros indeseados. No es necesario que tengan una camada antes de realizarla. La esterilización no tiene efectos secundarios y evita el estrés que- tanto en la gata como en el propietario- producen el celo (la gata emite maullidos “angustiosos” frecuentes y muy característicos para atraer al macho), la gestación, el parto y la recolocación de los gatitos.

Esperamos haber sido de ayuda y que os hayan gustado los consejos.


Tomás Bustamante Pérez
Especialista en Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva
Presidente del Grupo de Endoscopia de AVEPA

2 pensamientos en “La familia crece…

  1. Hemos acogido un pequeño gato común, su madre desapareció y le han estado dando leche. Tiene la cuarentena lo hemos desparasitado y le damos paté para gatos pequeños. Pero estamos preocupados por el tamaño de su barriga ya que la tiene muy hinchada y no sabemos si debemos seguir dándole leche para gatos. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s