Antes de traer un perro a casa, párate un momento y piensa

Tener un perro es una responsabilidad

Si estás considerando adoptar un perro, ten en cuenta que no se trata de adquirir un objeto decorativo. Antes de nada tienes que estar completamente convencido de que quieres tenerlo y tienes que aceptar todas las consecuencias. Tener un perro es una responsabilidad que dura toda la vida del perro. Pensar en el tiempo de nuestra vida que queremos compartir con nuestra mascota, constituye la elección de mayor responsabilidad. Una raza pequeña puede vivir hasta 20 años mientras las razas gigantes no suelen superar los 12. Pero de todas formas siempre hay que prever una época larga y saber anticipar tu futuro y el papel que tendrá tu nueva mascota en tu vida.

Todos los animales son independientes en su hábitat natural y no necesitan ayuda de nadie para vivir en él. Pero en casa ya no tiene esta independencia y le tenemos que atender. Así que hay que pasearles (mínimo 3 veces al día) y darles de comer entre otras cosas. Nunca debemos olvidar que dependen de nuestra dedicación para poder vivir.

No siempre el precio de un perro tiene que determinar la elección de un perro u otro. Puedes considerar la posibilidad de adoptar uno.

01

No siempre el precio de un perro tiene que determinar la elección de un perro u otro. Puedes considerar la posibilidad de adoptar uno.

No siempre es fácil dar con la mascota adecuada para cada persona. En función del carácter, algunos animales presentan un comportamiento que puede resultar incómodo.

Por ejemplo un perro puede resultar cariñoso, apacible o nervioso, o una combinación de las tres cosas, según la raza o su personalidad. El carácter de nuestra mascota es un aspecto fundamental para una buena convivencia. Busca un perro compatible con tu personalidad.

Para ello os vamos a echar una mano sobre los principales aspectos en los que debéis fijaros a la hora de ampliar la familia.

La elección adecuada de un perro es crucial para una buena relación perro-dueño, muchas veces el perro es inculpado por ser destructor, por necesitar cepillado, por demandar ejercicio y al final de la historia el que menos culpa tiene, acaba siendo regalado, echado a la calle e inclusive en casos extremos, dormido por “inadaptado”.

La selección del perro ideal para una familia, va mucho más allá de ver cuál es el perro que físicamente les gusta más. Cada raza ha sido seleccionada por el hombre para ayudarlo en diversas labores como pastoreo, guardia, caza, compañía, etc., por lo que además de elegir características físicas que facilitaran dicha actividad (función zootécnica), en cada raza se ha seleccionando instinto, carácter y fortaleza física.

Instinto

El instinto es algo nato de cada raza, a pesar de que habrá diferencias entre cada ejemplar, es algo que debemos entender que “no se puede adiestrar”, simplemente se presenta, no se puede contener y se transmite genéticamente.

Por ejemplo: el instinto cobrador del Labrador o Caniche, hace que prácticamente sin enseñarles, disfrutarán ir una y otra vez por pelotas y juguetes lanzados por su dueño; el instinto de pastoreo del Border Collie resulta evidente cuando sus dueños van caminando por el campo y el perro va dando vueltas alrededor de ellos “protegiéndolos” y llevándolos por el camino.

02

Temperamento

El temperamento de cada perro está dado primero por su raza, en segundo lugar por su individualidad y por último, y más importante, por su entorno.

En este tercer aspecto, su entorno, nos tenemos que enfocar a los primeros cuatro meses de su vida, si los cachorros son acostumbrados a estar en contacto con diferentes personas, otros perros, mascotas diferentes a los perros, a ruido, niños, etc., ese cachorro cuando sea adulto, identificará todos los estímulos obtenidos en esas primera semanas como “normales”, entonces podrá lidiar con niños, perros e inclusive con gatos, sin tantos problemas como un cachorro que se mantuvo en un cuarto aislado hasta que fue vendido a los cuatro meses.

Fortaleza física

La fortaleza física es un punto clave en la selección del perro ideal, ya que de ésta dependerá el requerimiento de ejercicio diario que necesita nuestro perro. No hay que confundir peso o musculatura con la fortaleza física a la que nos referimos, porque por ejemplo, el ejercicio que requiere un Mastín de 60 Kg. es mucho menor al que requiere un Pastor Belga de 35 Kg.

El ejercicio diario es indispensable para un buen comportamiento del perro, es muy común tener en el consultorio perros que por aburrimiento se comen su propio excremento, rompen cosas o ladran sin cesar.

El requerimiento de ejercicio va muy ligado al fin zootécnico de cada ejemplar, por esto, perros de trabajo (caza, pastoreo, protección, etc.), van a demandar un trabajo intenso diario, de 40 a 60 minutos; en cambio, tenemos perros que prácticamente pasan todo el día echados, haciéndose uno con el tapete en el que duermen.

03

Características físicas

No menos importante que los puntos anteriores es la selección del perro por sus características físicas. Esto parece de lo más elemental e implica “me gusta = lo quiero”, pero muchas veces no nos detenemos a dimensionar lo que conlleva cada caso.

Por ejemplo, vemos un perro que nos gusta en la tienda o en la revista, pero no contemplamos que para mantenerlo como nos gustó, requiere llevarlo a la estética cada dos o tres semanas y que esto representa un gasto continuo (si nuestra intención es que el perro luzca como nos gusta) para algunos esto puede no ser un problema, pero para otros posiblemente si lo sea.

Perros de gran pelaje requieren que los cepillemos hasta 3 veces por día para evitar llegar a la estética canina y nos obliguen a raparlo por las rastas y nudos que se le formaron por no darnos el tiempo de cepillarle.

Y no hay que dejarnos llevar por las apariencias, hay perros de pelo corto que tiran más pelo que uno de pelo largo, ya sea por cuestiones genéticas, estrés o por falta de cepillado.

04

Predisposiciones por raza

Es importante que se conozca que muchas de las razas fueron “hechas” con muy pocos ejemplares, lo que nos lleva a hablar de la consanguinidad y la predisposición de cada raza a la presentación de problemas particulares de salud, ya sea por cuestiones genéticas o por características físicas.

Es primordial decir que no hay prácticamente ninguna raza libre de esta situación, pero será importante informarse de los problemas comunes de la raza que adquirimos para tratar de evitarlos antes de su presentación.

Dentro de estos problemas de salud tenemos como ejemplos: el hipotiroidismo, la obesidad, problemas oftalmológicos, de piel, enfermedades autoinmunes, displasia de cadera, etc.

05

Todas las razas tienen pros y contras, lo importante es conocerlos y pensar si los contras son menos importantes que los pros en función de nuestra forma y ritmo de vida, y asumir con responsabilidad las exigencias que tendrán las características negativas, esta reflexión, sin duda, es algo que cada quien deberá valorar y será definitiva para la adquisición de nuestra mascota.

Comentar en los mestizos, que muchas veces gracias al “se parece a cierta raza”, podremos suponer que ese perro tendrá características de las razas con las que fue obtenido y además adquirir nuevas características negativas y positivas por el cruce.

Otros datos interesantes y a tener en cuenta son por ejemplo la alimentación, hay que tener en consideración el elemento económico cuando hablamos de mantener un perro. Las razas más grandes cuestan bastante más de mantener que las pequeñas, una raza Toy comerá aproximadamente un 30% menos que un Gran danés. Así mismo, también tendremos que considerar que el perro que sea un trabajador regular consumirá más que el compañero que lleve una vida indolente.

06

Los 10 tips

  1. Antes de seleccionar cualquier raza, es importante preguntarse ¿Cuál será la función del perro (compañía, protección, etc.)?, ¿cuánto tiempo voy a dedicarle al perro diariamente de ejercicio, adiestramiento, cuidados?, ¿cuánto estoy dispuesto a gastar mensualmente en salud, estética, alimento, etc.?
  2. Es indispensable pensar con quien convivirá el perro, ya que si se tienen niños pequeños, por más dulce que sea un perro grande, sin quererlo, puede ser brusco o tirar al niño. NOTA IMPORTANTE. Aunque sea un perro pequeño, jamás se debe dejarlo solo con un niño, ya que algunos niños no miden su fuerza y el instinto de autoprotección del perro puede provocar un accidente serio.
  3. Seleccione tres razas que le gusten y busque información acerca de cada una: para que se utiliza la raza, temperamento, problemas genéticos, requerimiento de ejercicio, mantenimiento de pelaje, etc.
  4. Busque la experiencia de personas que ya hayan tenido la raza que usted quiere, pregunte tres cosas buenas y tres malas.
  5. Seleccione tres criadores de la raza que eligió con los puntos anteriores y compare instalaciones, cuidados y estímulos que tuvo el cachorro en sus primeras semanas.
  6. Dentro de la camada usted podrá encontrar cachorros más activos que otros, no siempre el más “vivo” es el más indicado, dependerá de cada caso, posiblemente el cachorro más tranquilo será una buena opción para alguien que vive en un piso, el criador podrá orientarlo en este sentido.
  7. Asegúrese del estado de salud, desparasitaciones, vacunas.
  8. Si ya adquirió una raza, asuma las consecuencias de su instinto, del carácter, de sus problemas predisponentes, de su requerimiento de ejercicio y disfrute de todas sus ventajas.
  9. Piense que un perro es para toda la vida y que no sólo de pequeño requiere cuidados.
  10. Si ya tiene un perro, antes de conseguir otro pregúntese si el que tiene está bien cuidado y si tendrá tiempo para uno más.

07


Tomás Bustamante Pérez
Especialista en Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva
Presidente del Grupo de Endoscopia de AVEPA

Esta entrada fue publicada en Divulgación y etiquetada , , , por Tomás Bustamante Pérez. Guarda enlace permanente.

Acerca de Tomás Bustamante Pérez

Licenciado por la Facultad de Veterinaria de Lugo (Universidad de Santiago de Compostela). Formación en el Hospital Mon Veterinari, en Andorra con Jordi Gine. Titulado en Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva en el 2013 por la Facultad de Veterinaria de Caceres (Universidad de Extremadura). Presidente del Grupo de Endoscopia de AVEPA. Responsable veterinario en el Hospital Veterinario Tomas Bustamante, ha mantenido un constante compromiso con los últimos avances en la medicina veterinaria incorporando los servicios de Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva así como el Servicio de TAC-helicoidal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s