Si de verdad le quieres, castra

Esterilizar a nuestra mascota es una de las decisiones que indican el nivel de responsabilidad que hemos asumido. Hay tantos mitos y “leyendas urbanas” sobre este tema, que merece la pena que te leas este artículo al respecto.

  • ¿Qué diferencia hay entre esterilizar y castrar?
  • ¿Por qué nos referimos a ambos procesos indistintamente, como si significaran lo mismo?

¿Qué es esterilizar?

Un procedimiento quirúrgico por el que se impide la reproducción al animal, y puede realizarse tanto en machos (vasectomía) como en hembras (ligadura de trompas). En ambos casos quedan intactos los órganos sexuales, manteniéndose la conducta sexual, ya que no hay modificación de los procesos hormonales (por ejemplo: las hembras siguen teniendo el celo).

¿Qué es castrar?

Es el procedimiento habitual en el caso de la clínica veterinaria diaria, consiste en la extirpación quirúrgica de los órganos sexuales. Machos: testículos (castración). Hembras: ovarios (Ovariectomía OV), u ovarios y útero (Ovariohisterectomía OVH). Los procesos hormonales desaparecen y el carácter del animal no sufre alteración (en machos agresivos por dominancia sexual ésta puede llegar a desaparecer). Las hembras no tienen el celo.

¿Qué os recomendamos?

Pues está claro, sin ninguna duda la castración, por eso es la cirugía que llevamos realizando desde hace más de 35 años y recientemente, hemos ido más allá, con la introducción de la laparoscopia en hembras, acercando a la medicina veterinaria la opción de la mínima invasión, al igual que sucede actualmente en medicina humana. Porque de lo que se trata es de buscar siempre el máximo bienestar y el menor dolor de nuestros compañeros y si eso nos supone invertir en más formación y equipamiento, sabemos que va a merecer la pena el esfuerzo.

Laparoscopia, mínima invasión, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Cicatriz de una esterilización por laparoscopia.

Leer más