Tumomes mamarios en la perra

Oncología Veterinaria

Los tumores de la glándula mamaria son muy frecuentes. Son los segundos en frecuencia si tenemos en cuenta al perro y a la perra y el más frecuente si sólo tenemos en cuenta a las perras.

La edad media de aparición suele ser los 10 años y por lo general en las perras enteras o que han sido esterilizadas después del cuarto celo. Al contrario de lo que mucha gente piensa, haber parido no supone una prevención para esta patología.

La producción de hormonas femeninas, tanto estrógenos como progesterona, está asociada con el desarrollo de los tumores mamarios. Un 50–60 % de los tumores malignos y casi todos los tumores benignos presentan receptores frente a estrógenos y progestágenos.

La castración antes del primer celo reduce la probabilidad de desarrollar tumores al 0,05 %, antes del segundo celo al 8 % y la castración antes del tercer celo supondría un 26% de probabilidades de desarrollar tumores en su etapa adulta. La administración de progestágenos para inhibir el celo, aumenta el riesgo de la aparición de tumores mamarios.

Patología

La glándula mamaria presenta diferentes tejidos, tanto de origen epitelial como mesenquimatoso, pudiendo dar tumores heterogéneos en la misma mama, o diferentes tipos de tumor en la misma perra. Aproximadamente

Tumores benignos

Los tumores benignos se clasifican en adenomas simples y adenomas complejos o tumores mesenquimáticos. Los más frecuentes son los fibroadenomas, que se refiere a los complejos, por tener origen en los dos tipos de tejido que forman la mama ( epitelial y mesenquimatoso)

Tumores malignos

La gran mayoría de los tumores malignos son carcinomas, aunque también se presentan algunos tumores mixtos ( algunas veces llamados carcinosarcomas) y algunos sarcomas.

Los tumores benignos no son invasivos localmente ni metastatizan, mientras que los malignos pueden ser poco y muy agresivos. Los tumores que muestran infiltración local tienden a metastatizar con rapidez hacia los linfonodos locales y pulmones como localización más frecuente, aunque los órganos abdominales y los huesos también pueden ser focos de metástasis.

Presentación clínica

Las glándulas más frecuentemente afectadas son las caudales. Los tumores mamarios pueden ser únicos o múltiples. Pueden ser muy pequeños o medir más de 5 cm sin que necesariamente implique que el de mayor tamaño sea más maligno, aunque en general los tumores de menos de 3 cm tienen un significativo mejor pronóstico que aquellos de mayor tamaño.

En general, los animales obesos presentan un peor pronóstico ante la presencia de un tumor maligno. En algunos estudios se evidenció que dietas ricas en grasas y proteínas influenciaban negativamente en la esperanza de vida. Por ello, los perros con carcinoma mamario pueden beneficiarse de una dieta baja en grasa.
Los tumores que se presentan ulcerados tienen peor pronóstico que aquellos que no lo están, ya que en general, es un indicador de crecimiento rápido.

Diagnóstico

En general durante la exploración ya se puede hacer un diagnóstico presuntivo de tumor mamario. No podremos saber la malignidad en función de la palpación.

El diagnóstico final lo obtendremos con el resultado de la biopsia. En general en los tumores mamarios caninos, la citología no es una herramienta de diagnóstico habitual, ya que al ser tan heterogéneo, puede no ser representativa.

Además aunque sea benigno debemos intervenir, ya que con el tiempo la tendencia será a malignizar, por lo que independientemente del resultado de la biopsia, ante un tumor de mama, debemos recomendar la cirugía. Sí es una prueba interesante para valorar la presencia de metástasis en los ganglios regionales.

Oncología Veterinaria, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Palpación tumor mamario canino en una exploración rutinaria.

En la exploración debemos realizar pruebas complementarias como analítica sanguínea y radiografía de torax, en diferentes posiciones para descartar la presencia de metástasis.

Oncología Veterinaria, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Metástasis pulmonar en una perra con carcinoma mamario.

Tratamiento

El tratamiento de elección para la mayoría de los tumores mamarios es la cirugía. Las opciones que tenemos, en función del tamaño serán:

  • Nodulectomía: De elección en pocas ocasiones, ya que los márgenes que dejaremos serán pequeños.
  • Mamectomía: Extirpación de la mama afectada.
  • Mastectomía parcial o regional. Se extirpa la mama afectada y las mamas que comparten drenaje linfático.
  • Mastectomía radical: Se elimina toda la cadena mamaria.
Oncología Veterinaria, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Programación mamectomía y mastectomía parcial en la misma perra.

Oncología Veterinaria, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Mastectomía radical.

En principio, para elegir una u otro tipo de cirugía, asumimos que las tres primeras glándulas drenarán hacia el ganglio axilar y las glándulas IV y V ( y a veces la III) lo harán hacia el inguinal, pero no siempre es así y muchas veces hay comunicación entre glándulas adyacentes o hacia otros ganglios.

La nodulectomía debe reservarse como un procedimiento de biopsia, no habiendo beneficio respecto a una mamectomía.
Los ganglios inguinales se eliminan con la mama V, pero el axilar debe buscarse y eliminarse si está aumentado de tamaño o si mediante una citología hemos detectado metástasis.

Oncología Veterinaria, Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Ganglio inguinal aumentado de tamaño.

La radioterapia a día de hoy no ha mostrado beneficios, por lo que no es una elección de tratamiento. Estaría indicada para prevenir la recurrencia después de una cirugía con márgenes estrechos.

La quimioterapia convencional no ha mostrado grandes respuestas en el aumento de esperanza de vida. Protocolos con doxorrubicina son los que han obtenido mayor respuesta. Actualmente, la terapia metronómica junto a toceranib como terapia antiangiogénica son las de elección para el mantenimiento.

Pronóstico

El pronóstico para los tumores mamarios caninos benignos tratados con cirugía es bueno, aunque pueden desarrollar tumores nuevos y que puedan ser malignos.

El pronóstico para los carcinomas bien diferenciados es bastante bueno, con una esperanza de vida mayor a 2 años en muchos casos.

El pronóstico para los carcinomas invasivos es malo, menos de 6 meses en la mayoría de los casos.

La buena noticia es que es fácil prevenir este tipo de tumores, una esterilización temprana es la base de la prevención.


Tomás Bustamante Pérez
Especialista en Endoscopia y Cirugía Minimamente Invasiva
Presidente del Grupo de Endoscopia de AVEPA

2 pensamientos en “Tumomes mamarios en la perra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s