Alergia a los gatos

La alergia a los animales domésticos es muy frecuente entre los adultos, siendo el doble de pacientes alérgicos a los gatos que a los perros.

Qué provoca la alergia a los gatos

Las respuestas alérgicas se producen por una respuesta exagerada del sistema inmune a un antígeno. El sistema inmunológico es el encargado de eliminar agentes extraños como virus, bacterias, parásitos. Cuando esta respuesta es hipersensible se producen picores, inflamación, enrojecimiento o sarpullidos.

En el caso de los animales domésticos, las personas alérgicas reaccionan de manera exagerada a las proteínas inocuas de la saliva, orina, secreciones de las glándulas sebáceas o caspa.

No es el pelo lo que produce la alergia, aunque ayuda a que se acumule caspa y otros alérgenos como el polvo. Los gatos se acicalan frecuentemente, distribuyendo esos alérgenos por todo su cuerpo. Además al moverse por las superficies, depositarán alérgenos en alfombras, moquetas y ropa.

Acarciando a un gato, Hospital veterinario Tomás Bustamante

La proteína responsable de estas respuestas es Fel D1, y se ha demostrado un control hormonal de esta sustancia, influyendo la castración en la cantidad de Fel D1 presente, especialmente en los machos.

Síntomas

Varían dependiendo de la respuesta, desde reacciones cutáneas locales, como eczema, urticaria o sarpullido muy prurítico, conjuntivitis, rinitis o incluso ataques de asma.

El diagnóstico de alergia debe ser siempre realizado por un alergólogo. No es aceptable la recomendación del abandono de un animal, como desgraciadamente sucede a menudo, sin una confirmación de que realmente somos alérgicos a él sin respuesta a tratamientos.

Las pruebas realizadas pueden ser cutáneas o sanguíneas. Al ser síntomas respiratorios los predominantes en las alergias a los gatos, también nos realizarán una espirometría para valorar la capacidad pulmonar, y definir el grado de asma o bronquitis alérgica.

Alergia gato, cachorro con niña, Hospital veterinario Tomás Bustamante

El 75% de los propietarios diagnosticados como alérgicos a los gatos deciden seguir conviviendo con ellos.

Tratamiento

Probablemente desde el punto de vista médico, lo más práctico es la eliminación del animal del hogar. Esto facilitará la respuesta al tratamiento, aunque será imposible eliminar el contacto con los alérgenos depositados en mantas, alfombras o cortinas que se mantendrán durante años. Incluso acercarnos a una persona que conviva con gatos puede desencadenar un brote alérgico.

Los síntomas de alergia a los gatos pueden permanecer varios meses e incluso años después del primer contacto con el gato.

Por otra parte, nuestro gato es uno más de la familia, no es un tipo de detergente, o cereales del alimento, que con más o menos esfuerzo podemos retirar de nuestras vidas, es nuestro compañero, así un 75% de los propietarios diagnosticados como alérgicos a los gatos deciden seguir conviviendo con ellos.

Para ellos, recomendamos las siguientes pautas:

Mantener una estricta limpieza en el dormitorio, evitando alfombras, o cortinas y evitar que el gato entre en esa habitación. Existen en el mercado fundas de colchón o almohadas con sistemas antialergenos que disminuyen el contacto de la persona con esos alérgenos.

Usar ropa diferente para estar en las otras estancias y otra ropa para entrar en el dormitorio.

Evitar alfombras en todas las estancias donde habitualmente esté el gato. Limpiar sofás, tapicerías con vapor.

Usar mascarilla que le proteja del polvo cuando pase la aspiradora. La aspiradora recomendable debe ser con filtro HEPA.

Evitar calefacción por movimiento de aire y aire acondicionado para evitar diseminar las partículas alérgenicas. Si no es posible evitarlos, agregar un purificador de aire con filtros HEPA.

Bañar al gato todas las semanas, aunque no está demostrado que esto disminuya los síntomas de la alergia.

Cepillar al gato con frecuencia para eliminar el pelo muerto y la caspa. Evitar que esto se realice por la persona alérgica ni en las estancias donde esta persona conviva.

Cepillado pelo, cepillo para gato, Hospital veterinario Tomás Bustamante

El cepillado elimina el exceso de pelo muerto y caspa. Además ayuda a evitar la formación de bolas de pelo en el estómago del gato.

Cortar el pelo varias veces al año para disminuir la superficie donde puedan acumularse los alérgenos.

Aplicar Vetriderm, solución tópica de Bayer que ayuda a disminuir restos de epitelio, restos de saliva y caspa causantes de la alergia, disminuyendo los síntomas en muchos casos. Se aplica de forma semanal.

Producto para reducir casos de alergia a mascotas, Hospital veterinario Tomás Bustamante

Vetriderm®

Limpiar el arenero con frecuencia y usar arena que libere poco polvo, muy aglomerante o de sílice.

Cama y accesorios del gato fáciles de lavar o reemplazar. Por ejemplo, es mejor comprar rascadores más económicos como los de cartón e ir sustituyéndolos con frecuencia que uno grande y que acumule durante años estos alérgenos.

Vacunación. Muy efectiva en algunos casos.

Castración, como hemos mencionado antes, reducirá la cantidad de proteína responsable de las alergias, especialmente en los machos.

Silvia, Veterinaria del Hospital Veterinario Tomás Bustamante
Silvia Domínguez Murtinheiro
Medicina Felina, Oftalmología, Oncología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s